Isis Campos: “Investigación sin estrategias para comunicar, no es investigación completa”

Expositoras destacaron la importancia del vínculo directo de la investigación con las comunidades.

Por: Alina Rodríguez R.

Los tres pilares de la Universidad de Costa (UCR) son la Investigación, la Docencia y la Acción Social. Sin embargo, según la experiencia parece un poco difícil unirlas. En el simposio sobre Comunicación y Acción Social se discutió precisamente esta dificultad y sobre el todo el tema de cómo hacer que las investigaciones no se queden solamente dentro de la academia o de las organizaciones que la realizan sino que tengan una verdadera proyección.

Se presentaron tres proyectos distintos. El primero venía del área de Historia, presentado por la historiadora María Barboza y la comunicadora Gloriana Rodríguez , quienes explicaron cómo un proyecto multidisciplinar puede ayudar a proyectar una investigación histórica hacia la gente en su ponencia llamada “Clío como oyente. Los procesos de comunicación de la historia académica en Costa Rica.”

Estas dos expositoras instan a romper con la “historia de las hegemonías” y optar por una historia desde lo popular, que involucre a todos los actores que participan en ella, incluyendo a las comunidades. Para esto, se necesita de herramientas de comunicación que permitan una realimentación para la elaboración de un conocimiento conjunto.  

Para Rodríguez, la comunicación no puede ser solo un accesorio y con la conjunción de las dos disciplinas se puede hacer historia que “incomode” al conocimiento hegemónico. “Pero cuando usted incomoda a la hegemonía es porque está haciendo algo positivo”,  afirmó.

De la importancia de la comunicación para lograr transformaciones en la sociedad también habló Teresa Hernández, nicaragüense que presentó el proyecto “Puntos de vista” en el que participa. Aunque en este caso no se trata de la academia sino de una organización, el principio es el mismo. Se quieren sacar a la calle las investigaciones que realizan acerca de la situación de las mujeres.

Según su ponencia, ellas trabajan con mujeres de diferentes comunidades para hacer investigación pero luego devuelven ese conocimiento a través de diferentes recursos como boletines, y una biblioteca digital que pone al alcance de todas las involucradas la información que les atañe.

Además, esta organización se ha encargado de poner en la agenda nacional de su país a las mujeres con las que trabajan y sus proyectos. “Es visibilizar que el cambio si se puede”, afirmó Hernández con optimismo.

Por último, Isis Campos es otra que también busca articular la acción social a través de la comunicación a partir un proyecto de Trabajo Comunal Universitario (TCU) que tiene en sus manos.

Para Campos, en la UCR principalmente la acción social es fundamental. “Como una universidad pública estamos aquí gracias a las comunidades, esos son nuestros patrones y patronas”, afirmó.

En su ponencia  “La acción social y la vinculación a la docencia”, Campos explicó que uno de los principales retos encontrados fue cómo articular estudiantes, profesores y comunidades; siendo actores que históricamente, principalmente las comunidades, han estado tan distanciados.

Es por esto que se comenzaron a realizar inducciones para que los estudiantes entiendan mejor el entorno en el que van a trabajar y se preparen para enfrentar diferentes retos a la hora de comunicar a la sociedad.

“El TCU es un aspecto excepcional porque nos pone en contacto, aunque se generen conflictos, es un contacto maravilloso”, afirmó Campos.

Para ella, el aprendizaje más valioso viene de las diferentes disciplinas de los estudiantes que se inscriben en el TCU. “Yo soy la profesora pero no siempre lo sé todo”, explica.

Las cuatro mujeres expositoras, estuvieron de acuerdo en que lo valioso de la acción social desde organizaciones o academias que hacen investigación es que no se pueden desligar pues se quedarían incompletas. “Se requieren competencias que por lo general no se adquieren en las carreras; saber que la gente de las comunidades no es que no tenga la capacidad de generar conocimiento, sino que tienen un código distinto  y que no conocemos aún” finalizó Campos.